El traductor y la permeabilidad de su lenguaje

31/01/2011

Ya hemos hablado por aquí en otras ocasiones acerca de la importancia de manejar el lenguaje oral de las lenguas que domina un traductor. Lo cierto es que si se quiere hacer bien su trabajo, un traductor debería estar al tanto de cómo van evolucionando las lenguas que más utiliza y de cómo van cambiando de significado los diferentes términos que se usan.

El lenguaje evoluciona conforme los hablantes lo van usando y un término que antes era más usado deja de aparecer en el idioma habitual, siendo sustituido por un neologismo o una palabra que ya existía pero que toma un nuevo significado. En esta coyuntura un buen traductor debe estar en contacto con la lengua que quiere usar lo suficiente como para no pasar por alto estos leves cambios.

Una de las obligaciones de un traductor es encontrarse en formación continua, no solo aprendiendo a usar la tecnología que se usa en su trabajo sino también educándose en el conocimiento de las lenguas que utiliza en su día a día para que sus conocimientos no queden desfasados.

Variación del número de palabras en traducciones

21/01/2011

Después de leer el post de Carmen Mata “Roma se traduce Roma”, no podemos dejar pasar esta oportunidad de explicar que el conteo de palabras depende del programa empleado en el recuento. En general, depende de la aplicación que se use, según este cuadro (de FXtrans):

Es fundamental que, antes de aceptar un encargo, el traductor pacte con el cliente la manera de contar las palabras para que no haya lugar a equívocos como en el ejemplo.

Un glosario no es un diccionario

17/01/2011

En ocasiones hay agencias de traducción que deciden bajar el precio de sus trabajos debido a que tienen un glosario con los términos más frecuentes de algún área. Sucede con la medicina, con la ingeniería e incluso con la cocina cuando lo cierto es que estos glosarios, por muy completos que estén, no son más que una primera aproximación a un trabajo.

Estos glosarios suelen ser muestras terminológicas de solo uno de los campos en los que se quiere trabajar y por si solos no sirven para que un traductor lleve a cabo su trabajo aunque sí que sirven de complemento. Una agencia de traducción no debe dejar que estos glosarios, que deben estar en continua actualización, sustituyan a los buenos diccionarios ni por supuesto al trabajo de un buen profesional.

Una buena traducción depende de un buen glosario en la misma medida que depende de un buen diccionario y de un buen traductor.

China es el líder mundial en exportaciones

14/01/2011

China se ha convertido en el líder mundial en exportaciones gracias a sus precios competitivos y a sus estándares de calidad, cada vez mayores. De este modo, cada vez hay más demanda de traductores de chino para poder relacionarse con fluidez con el gigante asiático.

Quien domine la lengua china tendrá una mejor posición inicial a la hora de negociar con los fabricantes chinos. No basta solo con aprender la lengua sino que hay que confiar en un intérprete que hable con fluidez tanto el chino como el castellano para poder cerrar tratos más beneficiosos para ambas partes.

Conseguir un buen intérprete será una de las tareas críticas de las empresas españolas que quieran entrar en China por la puerta grande.

Traducción de campañas publicitarias

13/01/2011

Februaristaking
En algunas empresas se opta por traducir una campaña publicitaria que ha funcionado bien en el extranjero adaptando pocos elementos, gracias a la globalización. Es en estos casos cuando es fundamental el trabajo del traductor como un creativo más, ya que tiene que encargarse de llevar las expresiones de la lengua de origen a la de destino intentando que el mensaje publicitario se mantenga intacto.

La traducción publicitaria requiere un trabajador polifacético, que sepa desenvolverse bien con guiones de spots de televisión, en vallas o en anuncios para Internet. Aquí es donde entra la calidad de un buen traductor que tiene que saber bien cuál era el mensaje que se quería transmitir en el anuncio inicial y ponerlo en expresiones que comprenda el destinatario.

En conclusión, una buena traducción es aquella que no lo parece, de tal manera que cuando el público vea la publicidad no note que ha sido realizada para personas de otro país debido al buen trabajo.

El inicio del año en el mundo

11/01/2011

New Year Fireworks Birmingham

En la cultura occidental celebramos el año nuevo el 1 de enero, pero lo cierto es que esta circunstancia no se da el mismo día en todas las culturas. Es un deber del traductor conocer la cultura del idioma de destino para poder explicar mejor estas referencias.

En China por ejemplo los festejos de año nuevo no tienen una fecha exacta y, usando el calendario lunar, se celebra el cambio de año entre el 21 de enero y el 21 de febrero. En algunos países donde predomina la iglesia ortodoxa se mantiene el calendario juliano y se cambia de año el 14 de enero, mientras que los países musulmanes lo celebran el 1 de Muharran, con una fecha variable ya que también usan un calendario lunar.

Losar, en el Tíbet, lo realiza entre enero y marzo; el Nouruz de Irán, en el equinoccio de primavera, aproximadamente el 21 de marzo; en Tailandia, Camboya, Birmania y Bengala el año nuevo recae entre el 13 y el 15 de abril.

Los mapuches festejan su versión de Año Nuevo, We Tripantu, el 24 de junio; el Inti Raymi de los Incas tiene lugar dos días antes, y el Aymara el tres. El Rosh Hashanah de los judíos suele llevarse a cabo en septiembre, los etíopes sitúan al Enkutatash el 11 de septiembre y según el calendario republicano francés, la ceremonia recae el primero de Vendimiario, el 22 del noveno mes, en tanto los hindúes festejan la llegada a mediados de noviembre.

Imagen de Tony Hisgett

Traducciones al inglés, ¿cuáles son las opciones?

10/01/2011

Washington, DC

El idioma mayoritario de las traducciones que nos encargan es el inglés y cada vez que nos llega un cliente con un nuevo proyecto, lo primero que tenemos que dejar claro es cuál será la variedad de esta lengua que desea utilizar para el texto de destino. No es lo mismo traducir un texto para un receptor británico que para un americano, un australiano o un canadiense. Además, habría que valorar si la traducción se realiza para usarla en un contexto coloquial o para utilizarlo en un ambiente empresarial.

Un pequeño informe inicial despejará las dudas del traductor y facilitará que el trabajo se realice de manera más rápida y adecuada a las preferencias del cliente. Asimismo, conocer cuáles son las personas que leerán la traducción hará que esta se adapte a sus referentes, a su vocabulario y a sus expresiones más comunes, haciendo que el lenguaje utilizado sea el más natural para el lector.

Tratando cada proyecto de manera individual y enfocándolo al tipo de público que va a leer la traducción, conseguimos que nuestros clientes estén más satisfechos y que los lectores noten cuando reciben el proyecto terminado que este ha sido realizado con mucho mimo.

Imagen de Humberto Moreno

El camino hacia una agencia de traducción de calidad

07/01/2011

En Traducciona cuidamos mucho todos los aspectos de cada encargo, de tal manera que buscamos la excelencia en cada uno de los trabajos que nos llegan. La calidad es un camino que se va haciendo día a día y tiene varias facetas:

1) Cuidar cada detalle, desde el presupuesto hasta el informe final.

2) Rechazamos los proyectos que no vamos a poder presentar a tiempo. Creemos que lo más importante es dar un servicio de calidad, por lo que nuestras traducciones llevan detrás un trabajo exhaustivo que solo se puede garantizar si el plazo de tiempo es razonable. Lo ideal es consultar las condiciones porque cada traducción es un caso diferente por lo que los periodos de entrega pueden variar.

3) Solo traducir temáticas sobre las que tengamos especialistas en la plantilla. No todos los traductores pueden realizar trabajos de todos los temas, por lo que, si no tenemos en la plantilla alguien que domine el tema del encargo, o buscamos a algún especialista de reconocido prestigio o dirigimos al cliente a la persona que mejor lo pueda hacer.

4) Cuidamos la documentación para poder tener una información lo más completa posible cuando nos ponemos a traducir. Las relaciones con los clientes son fluidas.

El inglés crece con una media de 8.500 palabras por año

04/01/2011

New Game :) What does a Scrabble game you played in tell about yourself?

En el diario The Independent han publicado la noticia de que el idioma inglés crece en alrededor de 8.500 palabras por año. El estudio, llevado a cabo por la universidad de Hardvard, se hizo basándose en los cinco millones de libros escaneados por Google y se concluyó que el vocabulario inglés nunca ha crecido tanto como en este momento de la historia.

Para los estudiosos de la lengua, ha habido varios “picos” de crecimiento de las palabras inglesas como durante la época de Shakespeare, durante la Revolución Industrial y durante la Revolución Electrónica, a la que asistimos ahora. Pese a este crecimiento, el diario señala que del millón de palabras que existen en el idioma inglés, probablemente solo se usan 75.000 o 50.000 activamente.

Para los traductores el crecimiento de un idioma constituye un reto ya que no solo hay que dominar los neologismos sino que hay que saber traducirlos a la lengua de destino con el mismo significado. En un idioma que crece a razón de más de 8.000 palabras por año, la formación de los traductores se convierte en un trabajo continuo añadido a las tareas de traducción meramente dichas.

Imagen vía Jan

Los aspectos no verbales afectan a la traducción simultánea

23/12/2010

Un estudio de la Universidad de Granada ha puesto de manifiesto una realidad que los traductores ya conocen: que los aspectos no verbales influyen en la traducción simultánea y en cómo es comprendida por el traductor y por los receptores.

De este modo, se ha investigado cómo los gestos o las posturas del hablante pueden predisponer al receptor para que entienda sus palabras de una u otra manera, y esta información se suma a la que aporta el traductor. En algunas ocasiones, nos encontramos ante hablantes que no cuidan su expresión corporal tanto como sus palabras, lo cual ha resultado ser un grave error.

En Traducciona insistimos a aquellas personas que contratan un servicio de traducción simultánea que cuiden también su comunicación no verbal para poder ser más comprensibles tanto para el traductor como para la audiencia que van a estar viendo al conferenciante aunque no entiendan sus palabras.